Las vidas de los santos

Autor: Butler Alban (historiador) .Visitas: 4910

Tomo II

Las vidas de los santos

Cada uno de nosotros tiene uno o varios santos de su preferencia, a quien le suele confiar sus problemas y deseos; a nuestros santos preferidos los recordamos todos los días, los festejamos en sus días y especialmente en este. Los santos son innumerables, de todos los tiempos, de todas las edades y razas, y cada uno con una vida de santidad diferente a la del otro. Hay sin embargo, a pesar de la diversidad, algo que une a los santos, en este momento, y por toda la eternidad. Lo que une a los santos, por toda la eternidad, es contemplar a nuestro Señor glorioso, resucitado; lo contemplan en la eternidad, lo adoran en la dicha sin fin de saber que nada los puede apartar de la alegría de poseer a Jesucristo.

Independientemente de la ayuda que nos presten desde el cielo, lo que nosotros debemos admirar en los santos y desear vivamente para nosotros, es justamente la dicha que ahora poseen por la eternidad.

La devoción a un santo no tiene otro sentido que este: conducirnos a la felicidad eterna de la contemplación de nuestro Señor. Su vida debe servirnos de estímulo y de ejemplo, y, en algunos casos, de imitación.

Acerca del Autor

Butler Alban (historiador)

Butler Alban (historiador)

Alban Butler fue un historiador nacido el 10 de octubre de 1710 en Inglaterra.

Después de la muerte de su padre en 1712, fue enviado a la famosa "Escuela de la Dama Alicia", en Fernyhalgh, en Lancashire. De allí, siendo joven aún, fue trasladado al Colegio Inglés en Douai, donde aprobó el curso completo, y fue ordenado sacerdote en 1735. Ya había ganado reputación por su extraordinaria diligencia y regularidad, y se le pidió permanecer en la universidad como profesor, primero de filosofía, más tarde de teología. Durante sus años en Douai, se dedicó a lo que se convirtió en la gran obra de su vida: "La vida de los Padres, Mártires y otros Santos Principales". Su dominio de las lenguas antiguas y modernas lo capacitó especialmente para una tarea que implicaba tan amplia lectura, mientras que su laboriosidad incansable y firme perseverancia le permitieron superar todos los obstáculos.

Durante su residencia en París, Butler terminó su obra sobre las "Vidas de los Santos", a la que había dedicado cerca de treinta años. Contiene biografías de más de 1,600 santos organizados en orden cronológico, y es un monumento de trabajo e investigación.

En 1766 la presidencia del Colegio Inglés en San Omar, en Francia, quedó vacante por la elevación de Thomas Talbot al episcopado, y nombraron a Alban Butler para suceder a su antiguo alumno, sin duda de que podía ser colocado donde tuviese mayores facilidades para el estudio. Así, durante los últimos años de su vida tuvo que dedicarse a un trabajo más activo que en cualquier momento anterior.

 Murió en San Omar, Francia, el 15 de mayo de 1763, fue enterrado en la iglesia parroquial de San Dionisio casi frente al Colegio Inglés en San Omer. Desde la Revolución han desaparecido todos los rastros de su tumba.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.

    • Homosexualidad y adopción
      Amar a Dios
      La función de la poesía en la formación de la cultura
      Adopción
      El noviazgo con una persona divorciada
      Cristo modelo de vida
      El Socialismo
      El misterio de la iniquidad en nuestra cultura
    • Lucha y victoria sobre la acedia
      Jornada de la Evagelium Vitae
      Naturaleza de la acedia
      Veinticinco de Mayo
      La acedia familiar
      Vayan por todo el mundo llevando el Evangelio
      La fe
      La virtud de la caridad
    • Las grandes herejías
      La debilidad política de los Católicos
      Santa Misa de canonizaciones en Roma